Objetivos

Aquí veremos;

a) OBJETIVOS GENERALES

b) OBJETIVOS ECONÓMICOS

A) OBJETIVOS GENERALES

En términos generales se puede señalar que tenemos:

  1. a) Los objetivos que hacen a la persona física, o sea “al socio cooperativista” y
  2. b) los que hacen a la persona jurídica y/o movimiento cooperativista

 

La mayoria de la gente, considera que al egresar de la universidad, “en forma automatica”, se pertenece a una clases social privilegiada o adinerada. Eso es absolutamente falso, para la mayoria de los graduados. No obstante, no es admisible, desde lo teorico, un piso menor para un graduado universitario

Los que hacen, al socio cooperativo, básicamente se trata de que sus ingresos a través de una CTPU, tengan un piso mínimo de ingreso de 3.000 dólares o su equivalente en moneda nacional y en forma mensual, y cualquiera sea la cooperativa a la que se pertenezca.

Este cálculo lo realizamos en función “general”, pero se explica en las capacitaciones pertinentes, la viabilidad de tal hipótesis de ingreso, donde no ponemos un “techo” a los ingresos, pero si difundimos la doctrina del “índice 4G”, es decir que no se debe acumular ingresos mas allá de la cuarta generación de descendientes de cada socio (hasta tataranieto)

Más adelante, cuando veamos el “objetivo económico”, lo volveremos a explicar más detalladamente.

 

En cuanto a “los objetivos” de las “persona jurídica” o “movimiento cooperativo”, vale señalar;

 

¿Un primer objetivo?

Realicemos el siguiente calculo, si tenemos en cuenta un “promedio máximo” de una cooperativa ya desarrollada de unos 150 integrantes, en 1.000 cooperativas se alcanzaría nuestra “aspiración – objetivo mínimo”, que sería un promedio de 150.000 profesionales universitarios cooperativistas en Argentina, de los un millón doscientos existentes y de los más de novecientos mil que no pueden satisfacer su CBT.

 

Pero no solo es eso, sino que  cabe recordar, que en el modelo cooperativo que nosotros difundimos, cada cooperativa lleva en su estructura el MNU, lo cual implicaría, a su vez,   1.000 motores nucleares universitarios, que no son creados a los efectos del cotillón intelectual, sino la de generar fricción nuclear universitaria, e irradiación de energía intelectual al medio social, lo cual no es un tema menor.

Este mismo ejemplo, es aplicable a cualquier lugar de Sudamérica, conforme sus capacidades de desarrollo o adaptables al mismo.

 

¿Y Aspiramos a construir   2.000, o 3.000 cooperativas, de CTPU ?.

Sería una gran alegría y satisfacción, dichos objetivos, pero por el momento, en realidad aspiramos a consolidar y expandir en primer lugar a aquellas  CTPU,  que pertenecemos y algunas mas, que nos han solicitado colaboración,  pero al mismo tiempo y en función de nuestra experiencia de campo, consideramos factible tratar de ser un ejemplo,  al menos a través de este sitio web y demás elementos tecnológicos, para que centenas de miles de profesionales universitarios, que no conocen o no saben que camino elegir, y que a su vez en su vida universitaria, jamás escucharon hablar de cooperativismo de trabajo,  puedan visualizar y visualizarnos para descubrir  que “el sistema”, en el sentido macro tiene opciones, legitimas, valederas y autosustentables en tiempos y espacios.

En ese sentido, ello es fundamental, para que “la generalidad” de los profesionales universitarios,  levanten el ánimo, no se dejen estar, no se dejen llevar al pantano de la resignación y de la autodegradación, escenarios fomentados por la anticultura del trabajo y del entretenimiento sin sentido.

 

 

Ningún graduado universitario, debería resignarse, han sido muchos años de estudio, desde la primaria hasta egresar de la universidad, para que la resignación avance sin que nadie le ofrezca batalla.

He aquí entonces nuestro objetivo-propuesta, nosotros no nos resignamos, no vamos a aceptar definitivamente por ingresos menores, a los que supone una CBA, por lo tanto he aquí nuestra lucha, somos insignia y bandera, somos ciencia y trabajo, somos aportes a la humanidad, somos esencia de la Sabiduría, Innovación y Esperanza, conocemos “al sistema”, sabemos cuales son sus puntos débiles y fuertes, y en ese sentido nuestra propuesta, tiende también a sanear todo el sistema, hacerlo transparente y legitimo.

Nuestro objetivo por lo tanto,  es transitar el camino.

Los resultados, como todo emprendimiento, se iran viendo en ese transitar. En cuanto a las legitimas preguntas de  si llegamos a desarrollarnos o no. En cuanto a  si llegamos a consolidarnos o no. En cuanto a si podremos  generar  10, 20, 100, y mas cooperativas, es algo que en realidad desconocemos.

Si cabe señalar  que lo  deseamos.  Solo Dios y la ciencia mediante, puede conocer el “resultado final”. Lo que si podemos señalar  que el simple transitar por dicho camino, es misterio y es destino. Ya lo dicen los abogados, “no hay peor tramite, que el que no se ha hecho”, pues bien, nosotros dijimos alguna vez habrá que hacerlo y ya es hora de empezar.

Así es que comenzamos  a transitar con este sitio web, el camino hacia esos objetivos. 

Es así que aquí están nuestras visiones, nuestras estructuras, nuestros objetivos, nuestras propuestas,  etc. solo cabe trabajarlo en el día a día.

No ofrecemos ni compartimos formulas sacrosantas, o dogmas intocables, ni tampoco alentamos garantía alguna, nuestros principios esenciales son el esfuerzo propio y la ayuda mutua, no tenemos almas de patrones ni tampoco la de los empleados.  

El trabajar en equipos, sin ahogar individuales, coordinando y autogestionándonos, es nuestra identidad laboral. En momentos de adversidades,  no es fácil, pero tampoco imposible, día a día lo demostramos.

No aceptamos la relación de dependencia, con sus características y subordinaciones, en cambio tenemos relaciones jerárquicas basadas, en la coordinación, en el mayor esfuerzo, talento y decisión democrática por Asambleas anuales,  donde un voto es una persona.

La única certeza que tenemos, es que no nacimos ni egresamos de una facultad a esperar, que la oportunidad nos sea brindada por algunos monopolios u oligopolios, que en su dialéctica del desarrollo, no pudieron, no pueden ni podrán, beneficiar o elevar el nivel de desarrollo de cualquier sociedad. Más aun, ni siquiera han sido construidos en base a la cultura del trabajo.

En cambio nuestra entidad,  desde su inicio fue construida con convicciones y espíritu de sacrificio.    Más aun, enarbolamos como elemento que nos une a todos, no solo la bandera del trabajo digno y decente, sino también la bandera de las ciencias, las de todas las ciencias, a las que denominamos Cooperativismo Científico, puestas al servicio de la comunidad, conforme principios cooperativos.

Profesional universitario (de grado o pregrado) quedas invitado/a,   a transitar y compartir nuestros objetivos y visiones.

 

  1. B)  OBJETIVOS ECONÓMICOS

 

Aquí desarrollamos “básicamente”, el objetivo económico, que debe perseguir todo socio cooperativista de las CTPU,  y todo ello, en muy apretada síntesis.

Cabe señalar, como para comenzar este análisis, que el promedio de la masa salarial de Argentina,( y para ser tomado como ejemplo en el resto de Sudamérica o cualquier otro lugar)   oscila entre un piso de 1.000 dólares y un techo de 3.000 dólares.

Nuestra pretensiones de ingresos, a través del trabajo en equipo, del esfuerzo propio  y  la ayuda mutua, es que el techo de la masa salarial, sea nuestro piso y en cuanto al techo, lo que capacidad laboral del socio pueda alcanzar, o sea, sin techo, dado que somos asociados independientes y asumimos el riesgo empresario

Cuando en el año 2011, se hacían las reuniones para la materialización de la cooperativa Coprinf,  hacíamos los análisis, de cuanto podíamos aspirar a tener como ingresos monetarios, cada asociado, lo que se había debatido allí, hoy también sigue teniendo plena vigencia y consideramos que “quizás y/o probablemente” lo tenga en los próximos cincuenta años, si no se cambian determinadas estructuras del sistema.

Es por ello, que consideramos, “en el mientras tanto ocurra…”, que nosotros no nos vamos a quedar sentados a esperar , y por lo tanto asumimos lo que significa el “riesgo empresario”, que también caracteriza a las cooperativas y lanzarnos a la conquista del objetivo, antes de que  nuestros ciclos vitales se agoten y no haberlo intentado en el camino.

Veamos ¿Por qué?

En los análisis que efectuábamos, considerábamos y seguimos considerando, que la masa salarial de la republica Argentina en “promedio”, reiteramos “en promedio”, tiene una remuneración en su piso de 1.000 dólares y en su techo una de 3.000 dólares.

Es obvio que hay excepciones tanto “para arriba, como para abajo”.

Viendo “para arriba”, existen personas, (empresarios, políticos, funcionarios públicos, gerentes de bancos, o Ceos de grandes empresas, etc. ) que ganan 5.000 o 10.000 dólares mensuales o más, pero eso es un sector minoritario, “generalmente” argumentan, que por sus mismas funciones, en países del “primer mundo” se paga el triple o cuatriple.  Obvio, que los de “abajo”  también tendrían el mismo argumento, con respecto a sus categorías laborales o necesidades de sobrevivencia.

Ahora bien, si analizamos “para abajo” del piso de 1.000 dólares, veremos que existe muchísima más gente, que las excepciones para arriba.

Entre esa “muchísima gente”, que gana o tiene como salario menos de mil dólares neto, además de los empleados, etc, también están  los profesionales universitarios, y no son pocos, sino  una gran mayoría del sector.

Ello no es casualidad, y obedece a determinados parámetros internacionales de distribución de ingresos, que sería extenso desarrollar en esta página, pero es necesario al menos, un mínimo análisis.

Veamos.

En la actualidad  (2017) en Argentina, el dólar cotiza promedio a $ 16, pero en el año 2011, cuando iniciábamos la cooperativa Coprinf, estaba en promedio tan solo a $4.

¿Qué era lo que sosteníamos en el año 2011, en nuestro volante de difusión? lo siguiente y citamos textualmente;

 “En primer lugar, el aspecto económico. Consideramos que un hombre o mujer, más aun siendo joven, que tenga una familia de dos o tres hijos o que desee tenerla, con $4.000 mensuales (1.000 dólares) no puede satisfacer necesidades mínimas. Con 4.000 mensuales promedio, tampoco se puede comprar una vivienda y encima pretender vivir aunque sea en forma “austera”. La mayoría de nuestros integrantes, son profesionales universitarios, y entendemos que tenemos nuevas opciones…”

 

Hoy  (2017) el dólar oficial se encuentra “promedio” a $ 16, pero que es lo que deseamos destacar, para nuestro lector, sencillo que hoy SIGUE SIENDO LA EXACTAMENTE LA  MISMA HISTORIA.

Dicho de otro modo, nos tendríamos que preguntar, lo mismo que nos preguntábamos en el año 2011 o sea:

 ¿Si un matrimonio cualquiera de la sociedad civil que desee tener hijos, comprar o alquilar una vivienda, tener obra social, educación para sus hijos, etc.  Podría desarrollarse con 1.000 dólares mensuales?

Nosotros a igual que en el año 2011, cuando nació Coprinf,   Creemos que no. Conclusión, la historia  sigue siendo exactamente la misma.

¿Qué sucede en un matrimonio donde los dos o uno de ellos es un profesional universitario?

Ahora bien, en el ejemplo señalamos a un “matrimonio cualquiera”, pero ¿Qué sucede en  un matrimonio de profesionales o que uno de ellos lo sea?

Cabe aclarar que tiene a su vez, “exactamente las mismas expectativas”, dado que es un ser humano.

Pero a lo cual hay que agregarle,   las expectativas, propias de su desarrollo profesional, lo cual no es un tema menor, dada la “polaridad axiológica” con la cual se los “entrena” o “educa”.

Esa “polaridad axiológica”, es muy importante (se explica en la capacitación) dado que pueden llegar a tener un “gran efecto multiplicador o potenciador” o su contrario, “la degradación sistémica”, no solamente de dicho profesional, sino de la sociedad también.

Si bien esta temática se desarrolla, en extenso, en la segunda clase de capacitación, debemos dejar asentado que  consideramos como ingresos satisfactorios, los siguientes;

  1. Para un profesional universitario soltero, recién egresado o con una antigüedad de dos años en la profesión,  un ingreso mínimo y digno de 2.000 dólares

 

  1. Y para uno casado con hijos, un mínimo de 3.000 dólares, siempre y cuando se tenga vivienda propia.

 En cuanto “al techo” de nuestros potenciales ingresos, sencillamente no existen techos. (salvo el techo doctrinario del “índice 4G)

Esa es nuestra posición, relativa al tema de los objetivos económicos.

 

Quizás algún lector/a pueda llegar a preguntar:

 

 ¿Cómo se logran esos ingresos?,

Nuestra respuesta es:

 ¡Cooperativismo de trabajo y método de producción por proyectos, en escala y/o redes cooperativas!, (se amplía en las capacitaciones)

Creemos que esa es la respuesta, cualquiera sea la cooperativa de profesionales que se forme y como parámetros no para los próximos años, sino para las próximas décadas, lo cual no es un tema menor.