1 Matrices de surgimiento. La matriz N°6

Dr. Norberto Carlos Yosef Abogado-Escritor-Dirigente y Militante cooperativista

Escribir para los distintos sitios web, donde se promueve y difunde el programa IN.CO.P.AR y especialmente sobre la matriz de surgimiento de las cooperativas e incluso de las pymes, es algo, que ha formado parte, de mi praxis en la profesión de abogado, pero no en lo relativo a escribir sobre un caso determinado, o casos destacados,  algo que también suelen hacer los abogados (y me incluyo, porque es una buena práctica), sino con respecto, a una situación de la profesión de abogados en particular y en general, también a las de las demás profesiones universitarias, sean contadores, médicos, arquitectos, ingenieros, etc.

En el caso puntual, de la profesión de abogados, la “Matriz N°6”, tiene directa articulación e inmensa importancia,  a un tema de “incumbencias profesionales”.

¿Qué es la matriz N°6? ¿Cómo surgió?, ¿Cuál es su idea central?, ¿Cuál es su utilidad concreta? ¿Causas por las cuales se manifestó? ¿Contexto social, económico y cultural, en el cual surge? ¿Necesidades que la matriz  N°6 satisface?, ¿Efectos que genera? ¿Adecuación y función en la infraestructura y superestructura sistémica? ¿Alcances de sus efectos, en el corto, mediano y largo plazo?, etc.

 Son preguntas y respuestas a situaciones existenciales y a las incumbencias profesionales,  principalmente de abogados y contadores, e incluso de  los distintos graduados universitarios,  que iré exponiendo a lo largo de distintos artículos.

Ello es asi, porque, las primeras inquietudes que dieron lugar a estas y otras preguntas y reflexiones, surgieron a mediado y finales de la década del 80 (década perdida) y a comienzos de la década de los años 90 (neoliberalismo o seudocapitalismo salvaje), es decir, en la entrada en vigencia plena de la cultura neoliberal y monetarista, que significo y significa, DEVALUAR, los paradigmas fundados en el conocimiento (como valor) para sustituir y priorizar al CAPITAL, como máximo paradigma insustituible y de carácter excluyente.

Esencia y Fenómeno.

La matriz N°6, tiene o representa desde el análisis o categorías dialécticas, una ESENCIA  (gnosis =conocimiento) y una expresión FENOMENOLOGICA (incumbencia= asesoramiento y organización)

Como esencia es antigua, milenaria, ha sido la que permitió el desarrollo y potenciación de países y regionales continentales. Su origen, al igual que otras muchas “esencias”, se pierde en la noche de los tiempos.

Su actual  (siglo XXI) “expresión fenomenológica”, encuentra  principalmente en las incumbencias de abogados y contadores, (entre otros complementarios) , su principal rasgo de manifestación, organización y sin duda alguna potenciación.

Esta matriz N°6, que en sus comienzos, su nombre era “asesoramiento profesional específicos”, en virtud de la “segmentación de nichos de mercados profesionales”, en lo que hace al “ofrecimiento de servicios profesionales de rango universitario”

Contexto de surgimiento

Sin duda alguna, que el “terreno fértil”, para el surgimiento,  se comienza a manifestar ante la presencia de un majestuoso desastre en Argentina,  en los años 1980 en adelante y que significo y significa, la presencia y vigencia de lo que se conoce como “deuda externa” y de lo que tambien fue «la derrota» en la guerra de Malvinas, todo lo cual tuvo «ciertas causales pre-existentes. 

En dicho escenario de  permanentes situaciones de crisis y reactivaciones varias, en la geometría pendular de las dinámicas políticas, sin duda alguna, que generaron  “efectos diversos”, en las distintas profesiones universitarias y entre ellas especialmente en la de abogados y contadores.

La actividad del Abogado y del Contador (incumbencias). Las modas desacreditantes.

 Las actividades de los ABOGADOS, en lo que respecta a sus “incumbencias profesionales”, no solamente es en lo que respecta al ámbito tribunalicio, o lo que se conoce como “litigio” (demandas, plazos, contestaciones, pruebas). Es muchísimo, muchísimo más amplia, y no porque lo manifieste el autor de este articulo, sino porque está DOCUMENTADO, en las distintas materias que dicho profesional tuvo que aprobar en su “carrera universitaria”, para poder obtener su titulo de grado.

Algo similar sucede con los CONTADORES y en lo que a sus “incumbencias” se refiere. Esta profesión universitaria, no existe solamente para “liquidar sueldos o impuestos o auditorias de inventarios y balances”, es solamente una parte del trabajo o incumbencia profesional.

La moda desacreditadora:   Sucede que “principalmente” a partir de los años 80, y (insisto) luego de la derrota  sufrida por Argentina en la guerra de Malvinas, y profundizándose la “caída de paradigmas”, en los años  90 producto de la “finalización de la guerra fría e implosión de la URSS” la moda desacreditadora a todos los que “objetaran”, en aquel entonces  el supuesto “triunfo capitalista y occidental”, se agravo inmensamente.

  En el ámbito de los abogados, todo el derecho laboral e incluso el comercial, fueron objeto especiales de desacreditaciones. En el ámbito de los contadores, crecía enormemente, el “arte de dibujar” declaraciones, balances, etc, atento a que “los números y las coherencias contables”, no cerraban.  

Frases de moda, en aquel entonces, como “estamos mal, pero vamos bien”, no fueron “casualidades” o expresiones antojadizas, de algún gobernante de turno.  Incluso en la actualidad, (año 2019) las mismas “frases de consignas ideológicas”, se reciclan para justificar  “saqueos financieros y nuevas deudas externas» de nuestro país, de carácter impagables.

Las crisis sucesivas, de aquel entonces, (al igual que las actuales) tenían que tener “responsables sistémicos” de semejantes  contradicciones antagónicas, que obviamente no podían ser, ni los periodistas ni los inversores extranjeros. La “MODA”  preferida en aquellos años, para responsabilizar de las crisis y de los “ninguneo o desacreditaciones varias”,  fueron (entre otros) los políticos, los abogados y los contadores.   Los políticos, porque eran “los supuestos” responsables de la “administración” del país. Los abogados, porque sus discursos bregando por “los derechos y obligaciones de la gente” y sus respectivas vigencias, eran y son discursos críticos, al saqueo generalizado y los contadores, en su afán de brindar tranquilidad existencial y económica a sus clientes tenían que transformarse en “artistas o dibujantes” de planillas, inventarios, declaraciones juradas y un sinfín de formularios, para que sus clientes tuvieran un “sueño tranquilo” , además de formularios, tener que hacer de sicólogos, amigos, confidentes, etc. algo similar a lo que sucede en el ámbito de la abogacía. Esto ultimo tambien tenia «su explicación y falacia sistemica», porque se responsabilizaba a «la gente» (sustituto de pueblo), por no saber elegir o votar a sus representantes.

El festival de las culpas.

En aquella época, (años 80 y 90) a igual que lo ocurrido en Argentina desde el 2015 y hasta la actualidad, el festival de las culpas, de las falsas imputaciones, y de las desacreditaciones , como asi tambien la actual “cultura”, llamada de “los panqueques” (el cambiar “posición central” los dirigentes de un momento a otro), tuvo tambien “otra historia paralela”, la de aquellos, que pensábamos y construíamos alternativas superadoras. En esta corriente de trabajo, es la que uno ha estado militando caso contrario, no podría estar  escribiendo este articulo

 

EL SURGIMIENTO DE LA MATRIZ n°6. La historia.

La actual matriz N°6,  sin duda que  tuvo sus antecedentes y debates, los cuales no fueron pocos, tampoco fueron pocas las criticas y las desacreditaciones. Por ello es importante “escribir”, la historia de la misma, para que las presentes y futuras generaciones, que deseen seguir el camino, no solo de la Abogacía o el de los Contadores, sino también el camino  de las pymes, el de los emprendedores y especialmente el camino de las cooperativas de trabajo, conozcan de los obstáculos y dificultades, y la forma de neutralizarlos,  que seguramente podrán tener en su andar o caminar.

Los antecedentes de la matriz N°6 y/o su misma concepción, surge en una Cooperativa de Trabajo de Abogados, quizás y salvo prueba en contrario,   la primera de su tipo  en Argentina y/o  Sudamérica (insisto, salvo prueba en contrario), ello fue a  fines e inicios de los años 1989 y 1990, en el ámbito, de   la comisión de jóvenes abogados, del Colegio de Abogados, de la ciudad de San Miguel de Tucumán, y con su patrocinio inicial, es allí, donde  surgió la C.A.F. (Cooperativa de Abogados Forense) matricula nacional 18.240

Se podría señalar que fue una de las primeras CTPU,  en ese contexto o  inicios de los noventa, plena entrada en vigencia de los modelos neoliberales y/o “capitalismo salvaje”,  en todo Sudamérica.

Fue allí, donde un numeroso grupo de abogados, debatía la situación socioeconómica y cultural, de aquellos tiempos (muy similares a los actuales)  en dos ejes:

 a) PROFESIONALES.  La de los profesionales universitarios ( y no solo de abogados), especialmente la temática de la “proletarización de los graduados universitarios”, luego de que estos estudiaran más de 20 años, para lograr el título, cualquiera sea este (nivel primario, secundario y universitario), donde por otra parte, “el escenario de catástrofe reinante”,  no satisfacía en nada, desde lo económico, social y cultural, las “expectativas o esperanzas puestas” al inicio de la carrera universitaria.

 b) CLIENTES:  La situación socioeconómica y cultural de nuestros clientes, o sea no solo los ciudadanos en general, sino también los comerciantes, pymes y cooperativas, que en aquel entonces, (al igual que en la actualidad), trataban de ser “ruedas de auxilio”.  Hoy las CTPU, ya no se plantean como “ruedas de auxilio”, sino como “estructura central y de naturaleza sistémica”.

 En aquel entonces, y en la querida ciudad de San Miguel de Tucumán,  quien aquí escribe, Integraba aquella cooperativa, que luego se disgrega por motivos existenciales y sociopolíticos y/o culturales. 

De aquellos antecedentes, debates y/o vivencias, emanadas directamente de  la praxis profesional e institucional (colegio), fue que en mi calidad de “abogado-escritor”, he  puesto por escrito y objetivado para generaciones futuras, parte de los criterios y mejorados otros, en función de las actuales tecnologías, que antes no existían (ejemplo Internet, redes, etc)

Algunos de estos  puntos de vista (los más importantes) están escritos por mí, en lo que en este sitio-web se llama  el  “libro-base”,  (“La Humanidad…)   especialmente en los capítulos Nº 18, Nº 19 punto 2 y 3  y de forma específica en el capitulo Nº 24, pero también deberían prestar mucha atención los futuros abogados y contadores, que deseen seguir “estos caminos” a lo que escribí, en páginas 338  a 342 del tomo I del libro, capitulo 3, entre otras. 

Capítulos y paginas, que ya “se debatían” en los años 80 y 90 y que en la actualidad (año 2019), sin duda  alguna, tienen  mayor vigencia que en aquellas épocas, atento a los “actuales endeudamientos de Argentina”, que probablemente duraran décadas, salvo que surja un cooperativismo de trabajo, tal cual se plantea en la “matriz N°6”, acompañado de lo que denomino “éxodo urbano”, el cual es  “otro contenido, para otros títulos”

En función de ello, es que  INVITO, a todos los estudios jurídicos y/o estudios contables y/o estudios mixtos, de Argentina y de Sudamérica y/o de cualquier otro territorio,  a que tomen dichas temática, como una más, de las incumbencias profesionales de ambas carreras universitarias, insisto,  cualquiera sea el país de Sudamérica o del planeta, en este caso combinadas para generar INCUBADORAS o MATRICES de surgimiento, no solo de cooperativas en general, y de trabajo en particular, sino también de redes y pymes, tal cual lo plantea el programa IN.CO.P.AR, el cual también invito a ser compartido, dado que se trata de “incumbencias profesionales” y de “funciones sociales”, de gran relevancia, para nuestros respectivos pueblos y en lo que “actualmente” llamo el “punto 6” o Matriz de surgimiento N°6.

Matriz N°6  © NCYosef 2019

Dr. Norberto Carlos Yosef

Santa fe – Argentina

(Seguiré escribiendo sobre distintos aspectos de esta temática. En él mientras tanto, toda pregunta o inquietud o crítica constructiva, es bienvenida)