Emergencia alimentaria. Pobreza cero

 

Acampe de movimientos y organizaciones sociales en Buenos Aires, exigiendo al Congreso de la Nación, prorroga de la ley ALIMENTARIA.

EMERGENCIA ALIMENTARIA y POBREZA CERO

Hoy es un día, jueves de fecha 12 de setiembre del año 2019, según un calendario llamado gregoriano, un calendario papal-europeo, que reemplazo al de otro que también fue algo así como un papa, solo que era conocido por Julio Cesar,  y a su vez este, tomo su calendario de una civilización conocida como los egipcios, cuyos calendario solar, ha sido más antiguo, de los que hoy cuentan 2019, para medir tiempos, dado que el de aquellos (los egipcios)   supero al tercer milenio, e incluso San Agustin señalaba que eran «vanidosos», porque su «cronica», superaba en mucho los 100.000 años, que decir entonces de lo que señalaba Cicerón, cuando afirmaba de pueblos cuyas cronicas eran mas de 200.000 años y que no habia que burlarse de ellos y muchos menos considerarse «autosuficientes».

Sin embargo en este año 2019, también continuan existiendo los calendarios lunares, pero bueno ya seria exceder el perímetro de este título, por el cual escribo, dado que en fecha mencionada al inicio, en un país llamado Argentina, su congreso en diputados, analiza la prorroga de una ley, llamada “emergencia alimentaria”.

¿Qué es la “emergencia alimentaria”, nos tendríamos que preguntar, en este año 2019?. Sin duda que las respuestas varían y son multicausales, así se pudo observar en el debate parlamentario.

Tendremos aquellos que nos responderán que se trata de ser solidario, con la clase indigente, la cual crece cada día mas, en un país, cuya dirigencia gobernante prometió o mejor dicho MAL PROMETIO, la pobreza cero. Tenemos a aquellos que nos hablan de una “caridad seudocristiana”, que marco huellas durante siglos, pero sin analizar causas.

Tenemos a aquellos, que imbuidos de un sentimiento de cambio, se ponen al frente de los reclamos y con justicia reclaman, al menos el alimento, que pretende negar la tiranía y la soberbia, que también caracterizo a aquellos encarnados cuya edad se mide en siglos y milenios, sus nombres son conocidos como hipocresía, codicia, estafa y crematística.

Asi es querido lector/a, te escribo a ti, que eres privilegiado entre los privilegiados y te comento que he estado “viajando y visitando la historia de los pueblos y de los humanos”.   Hace ya un tiempo atrás, escribia, sobre el tema de los “planes sociales”, la prueba de esta afirmación mia, esta en la pagina 1330 del libro “La Humanidad….” Esas palabras allí escritas tienen mas de una década, dado que las debo haber escrito varios años antes de inscribir el libro, lo cual fue en Junio del 2010, en aquel entonces, yo señalaba y hoy ratifico, que las soluciones vendrían en empresas de escala o sea  de tamaños mediano o grande.

La pobreza y la emergencia alimentaria, no se combate con REPRESION,sino  con trabajo digno y alimentos autosustentables, que logra obtener la persona, jamas con las limosnas de la caridad sistemica, del IMPERIALISMO DE LA FOTOCOPIADORA del papel moneda

También me preguntaba y escribía en aquellos tiempos, sobre las cooperativas hoy llamadas sociales, o sea las de la ex resolución 2038 y 3026, todo lo cual está escrito y fundamentado en las paginas 1157 a 1161 (ob cit) no te quepa la menor de las dudas, querido lector/a privilegiada, que hubo muchas horas, días y meses de militancia y esfuerzos personales, para difundir los diagnósticos y tratamientos allí realizados, los cuales no tuvieron ecos, en los oídos de las distintas clases dirigentes, mucho menos aun en sus intelectos o mentes.

Sin embargo el presente, confirma rotundamente mis diagnósticos, ya que más de 20.000 cooperativas sociales, fueron dadas de baja, cuando en realidad podrían haber sido la solución al problema argentino, tal cual lo planteo en las páginas que ya cite.

Pero lo más graves, no es que haya existido un “genocidio” de entidades cooperativas, lo cual también sucede con decenas y centenas de miles de pymes.

Lo más grave, es que existen diputados y funcionarios varios, que vienen de estar en los sillones del poder, desde mucho antes de que yo escribiría lo que escribí, con altísimos sueldos, excelentes vacaciones y comodidades diversas, en ese contexto, lo más grave es, que algunos de ellos, pretendan dar clases de ciencias sociales, enseñándonos a que la solución está en  el “dialogar”, a que tenemos que  “saber consensuar”, a que tenemos que “buscarle una solución a la pobreza” .

Si ellos, los que en momentos de crisis “utilizan el plural”, pero que en el momento de dialogar o consensuar, se refugian en el mas solido de los individualismos y de los altares del  “yo” y especialmente del glamour de los cargos, ese festival de dimes y diretes, hoy lo pude ver también por la televisión, que transmitía en vivo, el especial debate y prorroga de ley de emergencia, destinado a “los excluidos sistémicos”, los cuales no son pocos, sino que son muchos.

 Hoy, un jueves de fecha 12 de un mes,  donde comenzara la primavera en occidente, en este país llamado Argentina, en uno de sus paisajes “más civilizados”, lo que sería una calle o avenida, a la que se llama “9 de Julio”, en recuerdo a la fecha de la independencia de este pueblo. Una calle, por donde transitan los vehículos del siglo XXI, con “baja o mediana tecnología”, según se considere. El corazón urbano, de la gran megalópolis, llamada Buenos Aires.

 

Si querido internauta,  los he visto una vez más de tantas, en diversos viajes a la historia de los pueblos y de los humanos, y especialmente en los escenarios pre-revolucionarios, son la semilla que germinara. Ellos también están allí, algunos altivos dispuestos a la lucha, otros dialogando en horas de incertidumbres, saboreando un mate, no solo para calmar la sed, sino también el hambre, no solo de alimentos, sino de otros hambres, de sueños, proyectos y esperanzas, allí están en humildes carpas, en antiguos y milenarios reclamos, en las miradas que transmiten incertidumbres, quejas, y también energías demoledoras, no es un gremio, es un pueblo porque se trata de niños, mujeres, hombres y ancianos.

Son semillas, generando “nuevos ciclos vitales sistémicos”, son  las víctimas de un viejo y conocido sistema de esclavitud,  que ya era prohibido, en la época de hammurabi y decir el nombre de dicho rey, significa que ya era prohibido en las épocas de los annunakis, porque dicho rey, sabía leer sus textos cuneiformes, la prueba documental se encuentran en las tablillas y en el código que lleva su nombre. Si la de aquellos, donde un simple día y/o año de ellos, equivalía a 3.600 años, de los que nosotros  contabilizamos, todo dependera de la interpretación de historias biblicas, egipcias o sumerias, lo cual nos da certeza, de que «todos los tiempos de una  vida», no son iguales para todos los seres, la prueba irrefutable quizas sea el perro que tienes tu de mascota, estimado internauta, o quizas te sirva de ejemplo, la vida de un mosquito o la de una abeja. Si  me refiero a  aquellos, que ya habían prohibido la usura. La de aquellos que la habían condenado con pena de muerte. La de aquellos, que decretaron entre otras normas,  el “ojo por ojo” y “diente por diente”, algo que el libro biblico reitera.

La de aquellos, que para lejanos y  olvidados  calendarios ya diferenciaban entre hombres libres y esclavos. La de aquellos que también dijeron que aquel que supiera leer y escribir, debía ser libre, por eso lector/a escribí que eras un “privilegiado entre los privilegiados.

Allí estaban en la 9 de julio, las semillas pre-revolucionarias , generadas por un sistema tiránico y explotador, que utiliza a las matemáticas, como modus operandi, a las normas jurídicas como argumento fundante y a la creencia en la justicia, como fetiche de obediencia y destino.

Allí estaban acampando en la 9 de Julio, de un día 12 de setiembre de un año 2019, de un calendario llamado gregoriano. Allí en un lugar que fue puerto de contrabandistas, y que hoy es  la megalópolis Buenos Aires. 

No estaban todos, no eran todos, solo una molécula representativa, de la ansiedad, de un pueblo y nación, hundidas en la incertidumbre, en el temor, en la desesperanza, igual que hace siglos atrás, igual que en los tiempos del llamado profeta Jesús, para unos y para otros hijo de Dios, y de algunos el hereje o blasfemo, o sea aquel que,  a los que lo seguían enseño, algo que se solicita en la actual emergencia alimentaria del año 2019, acampada en la 9 de julio de Buenos Aires.

 Han transcurrido siglos y milenios, y lo que enseño tiene vigencia en aquella plegaria, si aquella, que se asemeja y que fundamenta la “emergencia alimentaria”, aquella oración plegaria, donde dice  DANOS HOY, EL PAN NUESTRO DE CADA DIA, mientras tanto los endemoniados  y la usura, fueron a buscar refugio en las sombras y en las oscuridades, de la indiferencia y la hipocresía.

Alli estaban, no se trato de un ley para algún que otro millón de dólares o de la moneda que sea, se trato de decenas de millones. No solo sucede en Argentina, no solo sucede en Sudamerica, tambien sucede en Africa, en Asia, en Oceania y de los  de miles que mueren diariamente  ahogados en el mediterraneo, tratando de escapar de la miseria que genero la usura y su altar de la crematística.

Si al menos conocieran, la significación y trascendencia de las CTPU, las de la CTO, sobre las cuales escribo, o quizás al menos, el capitulo N° 23, para generar el remedio Avicena y que está escrito en el “libro-base”.

No son tan solo, los que estuvieron acampando en la calle 9 de Julio, ellos tan solo son una muestra en el portaobjeto del microscopio mental, que deberían tener todos los gobernantes. No son tan solo, los que acamparon.

Sin duda alguna, allí estaban y todavía están y estarán, los pre revolucionarios de una nueva civilización, donde la pobreza cero, es absolutamente factible. No es la pobreza que todos imaginan, porque imaginan la pobreza como miseria, lo cual no es así. La pobreza como la riqueza, siempre existirán, porque se trata de un piso y de un techo, donde ambas son dignas.

 Distinto es cuando ese piso digno llamado pobreza o austeridad, se transforma en miseria o indigencia.

Distinto es cuando ese techo llamado Riqueza, se transforma en “crematística”, vanidad y tiranía. 

El “justo medio”, no es una teoría, es una realidad, es un equilibrio sistémico, que siempre debe ser ratificado, en una visión de “cooperativismo y solidaridad sistémica”, que no invente yo, pero del cual escribo, y no se trata de un tema nuevo, se trata de un tema, de milenios entre milenios, que se pierde en la noche de los tiempos, donde fueron realidades palabras como Atlántida, babilonia, Nibiru,  y otras tantas, hoy archivadas en bibliotecas, que visitan los privilegiados lectores/as del llamado siglo XXI. 

En la avenida 9 de Julio acampan, los pre revolucionarios, que eliminaran la usura, que crearan la nueva civilización, que no es “nueva”, sino que se “reciclan”. Un país llamado Argentina, un país, repleto y abundante en recursos naturales, un país donde en su capital urbana, la contradicción esencial, antagónica, masiva  y evidente  acampa, para que en sus miradas y sus rostros, florezca nuevamente la oración, de “danos el pan nuestro de cada día”, si allí, donde el hipnotismo televisivo desaparece, donde la gramática y los estilos, del hablar formal,  quedan a un costado, porque florece la verdad real, la que no puede ser dibujada ni manipulada.

He realizado un video, sobre la pobreza cero, se lo dedico a los internautas, que también son privilegiados entre los privilegiados, allí yo explico ¿Por qué no deberían nunca más existir emergencias  alimentarias? y que la pobreza cero es absolutamente factible, en la medida, que los que acamparon, tengan una idea aproximada de dos consignas, a saber: cooperativismo científico y éxodo urbano.  (Aquí les dejo el enlace)

video.  POBREZA CERO su factibilidad

Dr. Norberto Carlos Yosef

Emergencia Alimentaria y Pobreza cero

Santa fe – Argentina

Setiembre 2019